eMads

Almería: Despacho de abogados en Almería con el mejor equipo de letrados a su servicio como abogados en diferentes ramas legales como el derecho laboral o penal.

Diseño web: Empresa de diseño web a medida y marketing digital en Bilbao con amplias soluciones proactivas dentro del sector del diseño gráfico para páginas web.

Alicante: Despacho de abogados en el centro de Alicante con más de 15 años de experiencia defendiendo los intereses de los clientes en diferentes áreas legales como laboral, penal o divorcios.

Bilbao: Despacho de abogados de referencia en Bilbao, contamos con especialistas en laboral, mercantil, civil, penal y administrativo.

Abogados Urbanismo: Despacho de abogados especializados en urbanismo en Alicante capital con el mejor equipo de juristas a su servicio.
Málaga: Despacho de abogados multidisciplinar en Málaga que ofrecen una buena satisfacción y defensa de los intereses de los clientes.
Mallorca: Despacho de abogados en Palma de Mallorca especialistas en derecho penal, civil, familia, divorcios, herencias, urbanísmo y negligencias médicas.
Sevilla: Bufete de Abogados de Sevilla como abogado especializado en derecho matrimonial, penal y laboral.
Valencia: Bufete de abogados en Valencia especializados en extranjería, dación en pago, derecho penal y derecho civil.
Administradores de fincas: Administradores de fincas Valencia con más de 20 años de experiencia en la gestión y administración de fincas.

Cómo ganar más dinero al mes con el mismo sueldo

Con los salarios congelados, cuando no en franca retirada, hay que aguzar el ingenio para conseguir llegar a final de mes. Por supuesto, las opciones que más se barajan tienen que ver con encontrar otro empleo, cuestión harto difícil en los tiempos que corren, pues si ya es complicado hallar un puesto de trabajo, aún más lo es acudir al pluriempleo.

Por ello, una de las opciones que permite la ley es solicitar a la propia empresa una rebaja en las retenciones que efectúa en la nómina mensual. Para ello, basta con solicitar a los responsables de recursos humanos de la empresa que le reduzca el tipo de retención aplicable. Aunque para poder acceder a este pequeño “aumento de sueldo” es necesario cumplir con varios requisitos.

El principal es que la reducción en el tipo de retención aplicable solo puede ser solicitado por aquellos trabajadores por cuenta ajena (no es necesario que se trate de un único pagador) cuyos ingresos no superen los 33.007,20 euros anuales. Además, es necesario que puedan aplicarse la deducción por adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual consignada en la declaración anual del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). No obstante, no es posible acogerse a esta reducción del tipo de retención cuando se destina parte de la nómina a la construcción o la ampliación de la vivienda, así como a las aportaciones a cuentas vivienda.

Pudiendo demostrar ambas condiciones (unos cinco millones de personas tienen derecho a deducciones por la compra de la vivienda), basta con acudir a los responsables de recursos humanos de la empresa y no podrán negarse a reducirse el tipo de retención aplicable en, por lo menos, un 2%, siempre que el resultado no sea negativo. La empresa, en este sentido, no sufre ningún tipo de perjuicio.

Esta medida beneficia a gran parte de los contribuyentes españoles que se vieron afectados por la subida en la retención del IRPF en el salario mensual. Una medida que, en principio, fue adoptada por el gobierno de Mariano Rajoy para los ejercicios fiscales de 2012 y 2013 para intentar aumentar los ingresos de las arcas públicas en aras de combatir el elevado déficit público. Sin embargo, la situación ha llevado al Ejecutivo a prolongar la medida un año más.

Sirva como ejemplo que un trabajador soltero y sin hijos cuyo sueldo no supere los 33.000 euros al año y, además, esté destinando parte de su salario a la compra de la vivienda habitual, puede beneficiarse de esta medida. Si el sueldo, con 33.000 euros al año, se divide en doce pagas de 2.053 euros, con una retención del 19%, solicitar la reducción del tipo de retención en, por lo menos, dos puntos, le suponen unos 55 euros mensuales, es decir, unos 660 euros al año.

No obstante, se debe tener en cuenta que la minoración del tipo de retención queda, finalmente, consignada en la declaración anual del IRPF. Es decir, que puede significar una importante reducción del dinero que se debe devolver desde la Agencia Tributaria e, incluso, que el resultado de dicha declaración sea positivo. Así que, como con todo, es conveniente hacer números antes de lanzarse a la aventura de intentar disponer de un poco más de dinero líquido todos los meses.